martes, 14 de octubre de 2014

Día 42

De repente el cielo se rompió en pedazos. Miles de cristales diminutos caian incesantemente agolpabandose en la tierra, amontonandose, llenando la llanura de montañas puntiagudas y brillantes. La brisa se convirtió en viento. Soplaba tan fuerte que los árboles tenían que arroparse unos a otros, algunos, no tuvieron más remedio que desnudarse, esperando que aquello, fuese suficiente para el egocentrismo de aquel viento. El frío apareció sin previo aviso y la oscuridad se apoderó del cielo azul. Y en medio de todo aquel caos, estaba ella. Intentaba refugiarse en algún lugar seguro, pero por más que miraba a su alrededor no encontraba nada. Corría a través de aquel bosque, entre parajes salvajes y desordenados. No habia camino, ni senda que seguir, era una aventura peligrosa. Ella, no estaba acostumbrada al peligro y su corazón palpitaba más rápido que de costumbre,  no sabía como reaccionar. Se dejaba llevar por su buen instinto, pero parecía que le habia abandonado.  ¿Derecha? ¿Izquierda? ¿Centro? Cada vez dudaba más, y cada vez estaba más perdida. La indecisión es mala compañera.... Sus pies aplastaban la tierra y mientras sus manos cortaban el viento,  su pelo se dejaba balancear por él.  "Un, dos, tres..., rápido...decidéte"
¿Dónde le llevaría el camino uno? parecía seguro, incluso creyó ver algún rayo de sol escondido, queriendo salir, ¿o era una ilusión..?
¿Y si seguía por el dos? Observa. Parecía algo más despejado, sí. La maleza no era tan caótica ni desorganizada, igual... era el camino. O no...dudas, dudas.
¿Y el tres? No debería elegir uno al azahar...
Tenía que meditar bien todas las posibilidades, intentar ser objetiva, tomar la decisión con la cabeza despejada y asumir las consecuencias si las hubiera. ¿Y el corazón..? ¿Y su instinto..? Objetiva, practica, ella no era así.
Perderse es fácil, siempre lo es.
¿Como decidirse por uno? ¿Cuál sería el correcto?¿Y si se adentraba por los tres? ¿Podría desandar lo andado? ¿O estaría en otro camino?
La tormenta parecía que iba a durar bastante, y allí seguía ella. Sus ojos se iban volviendo cada vez más tristes y más indecisos. Perdida, estaba perdida y no era capaz de decidir que camino seguir.
!Un, dos, tres, rápido..decidéte!

martes, 7 de octubre de 2014

Día 41

   Deslizó su mano hasta el interruptor de la luz y lo apagó. A oscuras, en penumbra  y bajo la inquietante soledad de la noche estaba más relajada que nunca. Se sentía como pez en el agua entre aquella quietud. Adoraba la noche, adoraba la soledad en la que se zambullía, aquella en la que solo estaba ella y sus pensamientos, nadie más. Era en ese momento cuando más segura se sentía, cuando no había nada que estropeara sus ilusiones. La noche era perfecta. No hacia frío, ni calor, la temperatura idónea para dejarse llevar a esos lugares a los que no había visitado aún, o, a imaginar un futuro echo a medida. ¿A soñar...? ¿Porqué no?
   Las ventanas estaban abiertas, y, el silencio total del exterior era una compañía extraordinaria. Por unos segundos se preguntó como una ciudad tan bulliciosa de día se convertía en un completo cementerio por la noche. Agradeció aquella calma, aquella tranquilidad absoluta. Asomó su cabeza en la ventana para respirar un poco de aire, cerrando los ojos y agudizando sus oidos, como intentando descubrir algún pequeño sonido que se le hubiera pasado desapercibido al estar dentro de la habitación. Nada. Ni siquiera los gatos maullaban, ningún bebé lloraba, ningún transeúnte despistado. Nada. Era como si todo el mundo hubiera desaparecido aquella noche. El único ruido que percibia era el de algunas hojas con las que la suave brisa jugueteaba de vez en cuando. Pensó en como en cuanto ameneciera irian comenzando los acostumbrados sonidos diarios. Las primeras pisadas sobre el frío asfalto gris... -Nunca le gustó el asfalto, ni su olor, ni su color. ¿Porqué las carreteras no podían ser por lo menos de color verde? ¿No sería más agradable la ciudad? -Los primeros motores en marcha desprendiendo gran cantidad de gases tóxicos-!Uff! Odiaba aquellos coches que dejaban toda una hilera de humo gris y axfisiante tras de si- Las primeras persianas que abrian sus puertas a la espera de clientela. Voces, gritos... El bullicio estaba próximo, faltaban pocas horas y dejó de pensar en todo aquello para disfrutar de su soledad y de una ciudad fantasma para ella sola. No siempre las noches eran tan calmadas, ni tan silenciosas, pero la ciudad le regaló justo lo que necesitaba, un pequeño respiro para recuperar fuerzas, para recuperar su alma, para recuperar su vida...